Paddock Marca

Santander

Banner TOP
Destacado

¿Remontará Vettel el vuelo en ‘casa’?

Sebastian Vettel, el eterno debate

La temporada no ha comenzado de la mejor manera posible para el campeón del mundo, que vive los que quizá son sus momentos más difíciles desde que aterrizase en el Gran Circo.

El currículum de Vettel impresiona por sí mismo, convirtiéndose en el piloto más joven en puntuar (19 años en 2007), lograr una victoria (21 en 2008) y conquistar un título (23 en 2010). Éxitos que hablan de una precocidad y calidad al volante incuestionables, unidas a una madurez impropia para manejar el éxito en un mundo tan complejo como la Fórmula 1.

Hoy, los entorchados se elevan a cuatro, acompañados de otros récords estelares como las nueve victorias consecutivas en 2013 o quince poles de 2011. Una joya de 24 quilates en una de las parrillas más talentosas de la historia. ¿Es la más valiosa?

El factor Alonso…y ahora Ricciardo.

Las heroicidades de Fernando Alonso durante estos años han restado protagonismo a la estrella de Red Bull. Con un monoplaza inferior en 2010 y sobre todo en un 2012 antológico, el español lograba forzar la lucha por el mundial hasta el último suspiro.

Los campeonatos cayeron de la mano del tetracampeón, pero los jefes de equipo nombraron al asturiano como el piloto del año (2010 y 2012). Un reconocimiento moral que no puede equipararse a la gloria de los títulos, pero que posee un extraordinario valor, en un deporte donde cada piloto compite con una raqueta distinta.

Considerado unánimemente como el mejor de la parrilla, el estatus de Alonso no sólo se mantiene intacto sino que sale reforzado en 2014, tras golear en pista a otro campeón como Kimi Raikkonen. No sucede lo mismo con Vettel, en una competición “donde el compañero es tu primer rival”, como decía Nigel Mansell.

Daniel Ricciardo se ha convertido en la gran revelación de la temporada. Su fugaz adaptación a Red Bull acompañada de un pilotaje sin errores, han propiciado que el aussie ya saboree su primera victoria en Fórmula 1, tras una fantástica actuación en Canadá.
El cara a cara hasta ahora es contundente, con la sonrisa del paddock dominando 7-1 en carrera y 5-4 en clasificación, especialidad donde Sebastian era considerado el número uno.

Los logros que obtenga el australiano en el futuro podrán relativizar en mayor o menor medida las dificultades por las que está pasando el sucesor de Schumacher, que no consigue “adaptar el coche a su estilo de conducción”. Una frase que está dando que hablar y a la que se unen comentarios como los de Helmut Marko, uno de sus grandes valedores, que avivan el debate:”Estaba acostumbrado a tener un coche perfecto”.

El trono de la F1 se aleja para Vettel tras un reinado de cuatro años. Su impresionante estadística también podría frenarse, con una media de siete poles, seis victorias y diez podios por temporada. La pregunta que lleva años sobrevolando entre muchos aficionados vuelve a escena: ¿Es Vettel la consecuencia de un dominio abrumador de Red Bull o por el contrario, se trata de un elemento indispensable de estos éxitos?

“Pueden ser encontrados aspectos positivos hasta en las situaciones negativas y es posible utilizar todo eso como experiencia para el futuro, sea como piloto o como persona” . Un consejo del gran Ayrton Senna que podría ser útil para el alemán en estos momentos.

Este fin de semana en Hockenheim y ante su público, Seb dispone de la primera oportunidad para remontar el vuelo.

Andres G-Bengochea (@Subvirajef11)

Compártelo en Google Plus Compártelo en Linkedin
Banner Cintillo